VIGILADA MINEDUCACIÓN
+57 5 367 10 00 - Línea Gratuita 018000 918 286

Nuestro primer sueño se llama retorno, queremos regresar a nuestras tierras, estamos cansados: Yaneth Santana

Al cierre de Pensando el Siglo XXI, se vivió el último conversatorio Academia para la Paz. El encuentro moderado por Claudia Riveros, directora del Centro de Altos Estudios para la Paz, tuvo como invitados especiales a Yaneth Santana y Primitivo Pérez, desplazados por la violencia de la vereda La Bonga, quienes ahora viven en San Basilio de Palenque. Ellos compartieron su experiencia sobre los procesos de memoria histórica que se han venido desarrollando en compañía de los docentes investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe.

En la apertura del conversatorio, Clemencia Rodríguez, docente investigadora de la universidad, presentó el proyecto que se viene realizando desde la academia hacia la comunidad de La Bonga, bajo la convocatoria del Centro de Memoria Histórica, con el objetivo de hacer memoria desde las regiones. El proyecto fue liderado por un equipo de docentes de la universidad, conformado por Martha Romero, Luis Ricardo Navarro y Claudia Beltrán, quienes dialogaron en el panel, sobre la experiencia de trabajo social liderado en la comunidad.

El auditorio conoció de mano de las víctimas ¿qué pasó en la Bonga en el 2001?

Al respecto, Primitivo contó la barbarie que los grupos armados ilegales cometieron un año antes del gran desplazamiento del 90% de la población. “Tuvimos que irnos porque por ahí venían cortando pescuezo, había mucha presencia de actores armados ilegales, ya que La Bonga está al pie de los Montes de María”. Más de 50 familias fueron afectadas y después del desplazamiento comentó Yaneth Santana que fue “muy difícil salir de su hogar a meterse en un salón de clases con cuatro familias, con el burro, con los perros y demás reubicados en San Basilio de Palenque. Me hice líder a través de la necesidad que tuvo la comunidad bonguera”.

Primitivo y Yaneth agradecieron a la Autónoma por todo el proceso de resignificación de la memoria, porque para ellos contar sus historias ha representando recordar el pasado y eso es vivir. Ella agregó que “la Yaneth del 2001 no era capaz de sentarse ni siquiera a decir quién era ni que se llamaba Yaneth. Yo siento que como mujer me he superado. La universidad después de 15 años me llevó a La Bonga, fue una fiesta regresar a la tierra donde nací. Dormí, hicimos un sancocho, dormimos en la hamaca, en el colegio, hicimos un recorrido”.

La docente investigadora Claudia Beltrán afirmó que en el acercamiento se ha tratado de entender el sufrimiento. “Desde la academia a veces parecemos aislados de esa realidad, y eso enriquece a los estudiantes, permite vincularse a las profesiones. En el proceso de recordar no solo se recuerda lo malo, se recuerda lo bueno. Es una memoria no solo del sufrimiento, es una memoria completa. Es la dignificación de las víctimas”.

Otro de los docentes, Navarro, habló del sentido fundamental del proyecto, que tiene que ver con escuchar a la gente y descubrir otras formas de contar al mundo. Con esta idea fundamental del trabajo de campo, Martha Romero habló de “la teoría se contextualiza en el territorio, se debe apoyar a las comunidades, hacer intercambios de saberes… La humanidad no se puede dejar por debajo de los libros. Es la oportunidad de construir memorias para la dignificación”.

Una de las conclusiones a las que llagaron los bongueros es que tienen como primer sueño retornar a la tierra. La universidad se comprometió con ayudarlos con equipos técnicos y capacitación para realizar sus diagnósticos de la problemática e incluso en materia legal la universidad, desde la Decanatura de Jurisprudencia, se comprometió a dar apoyo y asesoría en la titulación colectiva del territorio para todas las familias.

Otro de los docentes investigadores, Pablo Gónzalez, apuntó que “cuando hacemos memoria, no solo contamos lo que pasó en el conflicto, sino los procesos de poblamiento y toda la historia de una comunidad de un territorio, ahora el retorno a ser ciudadanos con todos sus derechos”.

Al finalizar el encuentro, contando con la presencia del rector Ramsés Vargas, la directora de la Oficina de Relaciones Internacionales, Roxana Buitrago, organizadora del encuentro académico Pensando Siglo XXI año 2016, concluyó diciendo: “Estamos cerrando un proceso que empezó hace un año. Un espacio generoso para compartir con nuestra comunidad académica, de pensar el siglo en que vivimos, con nuestras facultades, con muestras artísticas y demás. Más de 200 personas detrás de la organización. Y lo que sigue para el año entrante nos entusiasma mucho, se celebrarán los 50 años de nuestra universidad. Hoy somos más calidad, hoy somos más compromiso por la paz”.

Read 45 times