VIGILADA MINEDUCACIÓN
+57 5 367 10 00 - Línea Gratuita 018000 918 286

Pensar el Siglo XXI es reconocer a los demás como huma

El posconflicto se ha vuelto una realidad palpable que poco a poco toca a todos los colombianos, desde políticos y empresarios hasta víctimas del conflicto armado. Pero, ¿está Colombia preparada para afrontar tan importante proceso? Durante el conversatorio Cultura y Paz, en el marco del encuentro Pensando el Siglo XXI, discutieron este interrogante el periodista y cronista Alberto Salcedo Ramos, con el antropólogo Weildler Guerra.

En el desarrollo del conversatorio, los invitados debatieron puntos clave acerca de la participación ciudadana en el cambio social que, según Alberto Salcedo, es necesaria para reconocer al otro como un humano con derechos y deberes dentro de la sociedad. Además, el periodista cuestionó la manera en la que los colombianos van a construir una cultura de convivencia, cuando en los últimos años solo se ha vivido el conflicto y la guerra.

Weildler Guerra compartió con los presentes su perspectiva acerca del papel de la cultura, y señaló que es necesario movilizar las conciencias de los colombianos a que se desprendan de los prejuicios, y que es necesario que todos los recursos económicos que se gastaron en defensa militar y guerra, se redireccionen de ahora en adelante a la ciencia, el conocimiento y la investigación para formar una sociedad en paz y educada para el futuro. Agregó que la reconciliación consiste en reconocer los derechos del otro, y que Colombia debe convertirse en un país civilizado, donde reconozca la humanidad del otro, conocerlo y acercarnos a él.

Como conclusión, las comunidades indígenas y países desarrollados comparten algo que Colombia necesita: el trato entre humanos se basa en el respeto, la potencialidad de la vida y la libertad. Señalaron que el país está atravesando por un cambio importante en su sociedad, y necesita una justicia restaurativa, con la que se traten a los reinsertados y víctimas del conflicto armado como seres sociales que tienen derechos, y como a todos, se les deben respetar.

Finalmente, Guerra comparó el posconflicto con una historia indígena en la que habló de que el material más importante para construir una casa no es el cemento, sino la confianza, la misma que se requiere para poder construir la paz.

Read 41 times